h1

El choque cultural…

julio 8, 2011

… no ha sido tan brusco como me temía. Vine a USA por primera vez con 17 años y desde entonces no habia vuelto a poner el pie aqui, asi que tras años de ver pelis americanas y tras las más que demostradas muestras de estupidez supina de los estadounidenses y/o sus representantes espera encontrarme una tierra de llena de límites, salsolas rodadoras y vaqueros con el colt al cinto. Pero claro, ni estoy en Texas ni las pelis dicen toda la verdad ni los americanos son tan borderlines como pensaba.

Lo cierto es que Boston es una ciudad tan europea como la que más, llena de oficinas, restaurantes… y de nada más. Aquí lo único que puedes hacer en la calle es comer hasta reventar, pero si necesitas comprar cualquier cosa útil, como papel del culo, una lechuga o una toalla te tienes que ir a un megacentro comercial (a.k.a mall). No es tan drástico pero casi.

La diferencia más grande la he notado en lo que a mi me interesaba al venir aquí, el ámbito científico. Toda la ciudad está orientada al estudio y al conocimiento (lucrativo o altruista). Si te bajas del metro y te pones a andar, antes de que te des cuenta has pasado junto a varios centros punteros en el mundo en lo que a materia científica se refiere. Así, de repente, te plantas ante un templo de columnas monumentales y alzas la vista para leer en el friso que estás en la HMS, sigues caminando y pasas junto al Whitehead o el Koch Institute, o el Dana Farber Cancer Center. Pilares del conocimiento  cuyos nombres los teletubbies analfabetos que tenemos por ministros no han oído en su vida. Y no tienes que andar mucho más para llegar al MIT y que se te pongan de corbata: 76 premios Nobel desde el año 65  y un presupuesto este año de casi 6000 millones de euros para el solito, frente a los 5300 de TODA la ciencia española en 2011.

El laboratorio donde trabajo no se parece a nada que haya visto antes. Es tan grande en superficie como todo el Idiots y supera en varios ordenes de magnitud su masa de pensamiento crítica. Puedes hacer la ciencia que quieras al coste que sea necesario. Trabajando con cierta lógica y sentido común el presupuesto es virtualmente ilimitado. Podría hacer todos los experimentos de mis 4 años de tesis en solo 6 meses trabajando aquí.

Como sólo me dedico a estudiar día y noche a penas he tenido tiempo de entrar en contacto con la cultura americana. Cuando tengo un rato libre deambulo por la ciudad y me dedico a observar y contrastar por mi mismo las informaciones sesgadas sobre este pais que hasta ahora daba por válidas.

Hay comida sana para todos los gustos. Si quieres, puedes comer tan bien o mejor que en España. En los super hay de todo y la comida no es especialmente cara. A pesar de esto hay muchos gordos, aunque no tantos como pensaba. Eso si, he visto gordos aquí que no creía que pudieran existir (por aquello del peso máximo antes de colapsar): algunos son tan enormes que me dan ganas de tirarles una piedrecita para ver si se queda orbitando a su alrededor. Todo esta hecho a lo grande: las lavadoras son 3 veces las de aquí, los cagaderos también (supongo que para no marginar a los megagordos), los coches son otra historia: ayer vi en un parking un Hummer aparcado entre otros dos 4×4, y el Hummer era el pequeño. Hay miles de banderitas con barras y estrellas, y el 4 de Julio, mientras veía los fuegos artificiales, me vi sorprendido por el clamor popular de mil gargantas que cantaban a coro su himno. Y chico, me parece bien. Son más respetuosos que todos los nacionalistas fachas de nuestra españa cañí, así que sean todo lo patriotas que quieran mientras no me hagan cantar con ellos ni comulgar con su bandera.

Eso sí, hay estereotipos que no cambian y que no pensaba que existiesen de verdad. Durante la primera semana salí un día a la calle para buscar una tienda de telefonía y hacerme con una sim americana. Tras deambular un rato sin suerte por una zona comercial le pregunté a un hombre que estaba sentado en un banco si podía indicarme la tienda más cercana:

– Si, a media milla en esa dirección tienes una
– Vale, gracias – y me doy la vuelta para marcharme
– Pero me parece que hay otra mas cercana – me suelta de repente
– Sí, dónde? – le pregunto receloso, temiéndome lo que venía a continuación
– No me acuerdo, pero si me das un dolar quizás lo recordaría

Bienvenido a América.

Anuncios

6 comentarios

  1. Borderlines los hay en todas partes y me parece que en igual proporción. Quedo a la espera de que te encuentres con varios para conocer cómo te desenvuelves 😉


  2. Ya era hora que hicieses el parte del guerra!
    A ver si te pillo en el skype y charlamos sobre una hipotética visita a los USA 😉

    Serdaco!


    • Jeje, gracias por escribir

      me pillaras los fines de semana en skype

      si no coincidimos ya concertamos una cita XD

      Saludos!

      ________________________________


  3. Tras el último estereotipo descrito en tu post la verdad que empiezo a entender a esos americanos que van con una pistola en el cinturón.


  4. hola! voy a venir a boston en un par de semanas y he visto q preguntabas con q compañía telefonica podrías usar tu ipone 3gs… tengo la misma duda, así q me encanaría saber cómo lo has solucionado finalmente.. gracias! nos vemos x alli 😉


  5. Si el móvil es libre, cualquier vale. Yo pillé AT&T, pero tienes Verizon, Sprint, metro…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: