h1

En el Cuarto Oscuro (Lerdilde II)

enero 5, 2011

El año nuevo ha traído consigo varios cambios en el Idiots, algunos de ellos en forma de mierdecitas envueltas con papel de regalo, de esas que al abrirlas te dejan con cara de tonto… Qué pasa, es que nunca os han regalado una?

Una de estas mierdecitas ha caído directamente en mi laboratorio. Concretamente en la cabeza de mi jefe. Para resumir baste decir que han desmantelado nuestro lab, han echado/reubicado a mis compañeros y me he quedado solo con el tonto de mi jefe, cuyo salario y posición en el Idiots penden de un hilo. Esto no sería del todo malo, salvo que ahora tenemos que compartir laboratorio con… trrrrrr… Lerdilde. Antes de que me enviéis vuestras condolencias tengo que decir que después de casi un mes la convivencia no es del todo mala y como me tiene miedo apenas noto su presencia. Eso sí, lo que no puedo dejar de notar son las gilipolleces que salen de su boquita día sí y día también. Y no solo de la suya: sólo diré que una de sus becarias se hace llamar a sí misma “boliche”. Sí, tal cual.

Así que aunque me evita en la medida de sus posibilidades a veces coincidimos de forma inevitable, por ejemplo, en la sala de revelar: es ésta un cuarto oscuro, (como el de los fotógrafos, no como el de los sex-shops, aunque a veces sirva como tal), con su lucecita roja y todo donde hay un par de máquinas grandes (sólo funciona bien una, la otra está estropeada casi siempre) que sirven para revelar los films y ver nuestras banditas de proteínas. Cada máquina lleva adosadas 3 botellas de unos 3 litros que son los líquidos reveladores, cuando una de esas botellas está vacía se cambia por otra y a seguir con el tema. Cada vez que entro allí compruebo el volumen de las botellas y a no ser que estén secas del todo no las cambio, pues no hace falta.

Así que estoy en la sala de revelar –todas las botellas a la mitad de su capacidad más o menos- cuando llaman con insistencia a la puerta (solo un par de veces, pero con la cadencia típica de Lerdilde). Espero un par de minutos, me saco un moco y lo miro a la luz de la bombilla roja, compruebo el timer, toso un poco y entonces abro. La tía ha aguantado sin llamar más todo ese tiempo, si es que ya la tengo domaíta.

– Holan que vengo a revelar eh, ihhhhhh

– Pues vale

Entra, se pone a trastear con los films y tira algunos al suelo. Creo que está un poco nerviosa porque sabe que la estoy juzgando en silencio. Se recompone y coloca un film sobre una membrana. Acto seguido comprueba el volumen de las botellas (buena chica, Lerdilde) y todo parece ir bien hasta que sopesa la tercera botella.

-Ainssssss, que va ser que no hay mucho líquido aquí no? y se pone a rebuznar: ihhhhhhhh

Yo lo flipo porque las tres tienen exactamente la misma cantidad, así que no entiendo cómo le puede parecer que en la tercera no hay suficiente y en las otras sí, pero invoco al iZen y digo:

-Hay más que suficiente

-Siiiiiii?, ihhhhhhh, cómo lo sabes?

Ya empezamos. Podría explicarle que todas tienen la misma cantidad de líquido, que hay de sobra y que no hace falta cambiarla, pero razonar con ella es como explicarle qué es la materia oscura a una cabra, así que sólo digo:

-Pues porque a mi los films me están saliendo bien

-Ya pero es que yo asín no quiero revelar, ihhhhhh

-Pues vale

-Porque no cambias la botella

-Porque no

-Pero es que pesa

– Usa una palanca

Me mira con rabia un segundo, pero entonces se le ilumina la mirada porque ha tenido una idea, así que con aire de suficiencia coge los films y los pone en la segunda reveladora, que no usa nadie nunca porque los films se enganchan, salen sucios o en blanco y que para más inri tiene dos de las 3 botellas casi vacías.

-Pues mira los pongo aquí y yasta ihhhhhhhh

-Pues vale, a ver si tienes suerte

Mis films ya han salido de la primera máquina pero espero un par de minutos a que salgan los suyos, a ver qué pasa…Y salen, más blancos que la leche, ni una bandita de proteína en ellos (claro, no hay liquido de revelar y la máquina no anda muy fina).

-Anda, pues no ha funcionado mi experimento ihhhhhh

Claro, será por eso y no porque eres idiota y has usado una máquina que no tira y que no tiene líquido de revelar –pienso yo-, pero bueno, para que discutir…

-Pues sí, mala suerte, yo si fuera tu lo repetía entero, que así pierdes menos tiempo.

-Pues siiin, tienes razón, gracias eh. Ihhhhhhhh… Y se va rebuznando por el pasillo, complacida y acunada por su propia estupidez.

Anuncios

3 comentarios

  1. Muy oportuna la publicidad de google, añadiendo al final de tu entrada un enlace para determinar el cociente de inteligencia, realmente oportuna.

    Menos mal que te queda el iZen, que si no…


    • Pues no tengo adsense ni nada similar, asi que no s porque aparece publicidad, eres el primero en comentarlo :p

      Si, me queda el izen, pero tiro tanto de el que no se cuanto me va a durar

      Gracias por pasar!


  2. Pues si, hay publicidad al final de la entrada, justo antes de los comentarios, y en este momento anuncia productos para revelado de fotografías…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: