h1

La Ley del Talión

octubre 1, 2010

Me toca comisión de evaluación de la tesis.  A pesar de hacer mi doctorado en oncología en un hospital tengo que estar adscrito a una universidad, la de Barcelona en este caso, y parece que han decidido que la mejor forma de evaluar la evolución de mi tesis es que tres profesores universitarios, algunos de los cuales no han pipeteado en su vida, decidan si lo que hago está bien o mal. En cualquier caso me curro una presentación chula con mis últimos resultados, cojo el portátil y mi láser verde (tremendamente efectista: después de presentar mis resultados los médicos no preguntan por mis increíbles avances en terapia antitumoral, si no dónde me he comprado el láser :p) y me planto en la Universidad.

La presentación la hago en el despacho de uno de los profesores, pero llego media hora antes, está ocupado con otro alumno y me toca esperar. Busco un sitio donde poder sacar el mac y repasarme la presentación y encuentro una sala de descanso grande, con mesas y sillas y completamente vacía. En uno de los extremos de la sala hay una puertecilla abierta y veo a profesor sentado detrás de una pantalla TFT de al menos 30 pulgadas. Como soy un tío educado antes de sentarme en la sala decido pedirle permiso, a pesar de que está vacía y no voy a molestar a nadie. Llamo a la puerta entreabierta:

– Hola -le digo en tono jovial- tengo una reunión con el profesor Iglesia dentro de media hora, y mientras espero me gustaría ponerme en la sala de descanso hasta entonces para sacar el portátil y darme un último repaso, te importa?

– El tío me mira torvamente y dice: Es que ese no es el sitio adecuado, vete a esperar en el despacho del profesor Iglesia

– Ya, pero es que el profesor está ocupado y además en esta sala no hay nadie y no voy a molestar.

– Sí pero es que aquí no puedes, así que vete al despacho del profesor Iglesia  (o_O)  – me dice sin levantar ya siquiera la vista de su macropantalla.

Se me ocurren al milisegundo mil respuestas mordaces algunas de las cuales podrían desatar una pequeña guerra nuclear en el despacho de ese imbécil, pero como tengo la presentación en breve y no quiero problemas antes de empezar no digo nada, después de todo si es profesor de universidad es porque no da para más. Saco dos chicles de menta, me los meto en la boca y me paso la siguiente media hora de pie, delante de la puerta de la sala de descanso, repasando mentalmente mi presentación.

Ya me toca, así que enchufo el mac, saco el láser verde (exclamaciones de admiración y asombro por parte del triunvirato que me juzga) y pongo el piloto automático en mi cerebro para contarles unos resultados que no entenderán mientras dedico otro nivel de mi consciencia a rumiar mi venganza. Me acuerdo entonces de lo expeditivo de los métodos del rey Salomón (“bien, cortemos a este bastardo en dos a ver quién es la furcia que llora”) y mientras sigo soltando mi rollo automático (“if we downregulate by siRNA technology the gen expression of the transferase proteins involved in that oncogenic pathway we will we able to observe an increase…”) la cadena de pensamientos me lleva al código Hammurabi y, por supuesto, a la Ley del Talión. Y entonces lo veo claro.

Acabo la presentación entre vítores y aplausos (bueno no tanto pero casi) y me dan el visto bueno al trabajo de mi tesis (faltaría más). Salgo al pasillo y me dirijo a la sala de descanso que sigue vacía y, por ende, al despacho del subnormal, que debe haber salido porque no se le ve por ninguna parte.

La ley del Talión es un principio de justica retributiva (ojo por ojo, diente por diente), donde la ofensa se paga con otra ofensa exactamente igual a la recibida (tu me pegas yo te pego) o de entidad similar (dices mentiras, te corto la lengua; robas, te corto la mano). En los tiempos que corren esta ley, que me parece extremadamente útil, ya no se aplica en aras de una justicia más limpia que, por supuesto, no funciona: si te roban el ipod en el metro, te jodes; si un borracho te empuja o te insulta por la calle, te jodes…y así hasta el infinito, porque hoy día todo vale porque todo el mundo sale impune de sus pequeños delitos cotidianos.

Así que me planto delante del ordenador del idiota. A un mentiroso le cortas la lengua y a un ladrón la mano, eso está claro. Pero que le cortas a un gilipollas? Se me ocurre que el cerebro, pero entonces habría toneladas de gente lobotomizada caminando por ahí y no es plan. Además, después de todo el tío sólo ha sido un poco borde, no voy a pegarle por eso, no? “pues no, no voy a pegarle por eso”, pienso mientras hago una bola pringosa con los dos chicles y la pego bien fuerte en el centro de su pantallota dejando un hilillo iridiscente de saliva, “pero seguro que esto jode un huevo”. Piedra Infernal dixit.

Anuncios

11 comentarios

  1. ¡Qué razón tienes!

    Cuanto descerebrado va pululando por el mundo con la única esperanza de fastidiar al prójimo.
    En esta vida, a veces, cuesta menos hacer un favor que a negarse a hacerlo, pero ellos solo se plantean dar un no por respuesta, sea lo que sea lo que le solicites.
    Siempre he pensado que una justicia poética nos recompensará por sus acciones………sigo esperando.
    Aunque a veces poner un chicle en su pantalla nos sirve de consuelo.


  2. […] La Ley del Talión cienciadifusa.wordpress.com/2010/10/01/la-ley-del-talion/  por Litosan hace 3 segundos […]


  3. Si, sigue esperando, porque por nimiedades así o te tomas la justicia por tu mano (desde el humor) o pones la otra mejilla, porque nadie va a venir a defenderte. salvo una satisfaccion pasajera mi venganza no me aporta mucho más, pero a lo mejor el tío se lo piensa dos veces antes de soltarle una grosería al primero que pasa…

    Gracias por pasarte XD

    Saludos


  4. mola, me ha gustado mucho.


  5. xD!!! excelente


  6. Cómo dijo no sé quien: 7000 millones de personas da
    una media de gilipollas demasiado elevada para simplemente dejarlo estar.
    Felicidades por la exitosa presentación, sin duda debida al maravilloso láser verde!!!


  7. Desenchufarle un cable del oredenador hubiera sido más efectivo. Uno al azar: dejarle sin teclado operativo, moverle el contraste del monitor a negro, la conexión a internnet, etc.

    Habría tardado unas cuantas horas en descubrirlo y luego pensaría que se soltó sólo 😀


    • si, pero entoces pensaria que habia sido fruto del azar, y yo lo que queria es que supiese que habia sido yo como represalia, as, sabiendo que hay gente mas cabrona que el quizas se lo piense la proxima vez antes de ponerse chulito XD


  8. En su día pasé por tu situación, pero degeneré y llegué a profesor de universidad… 😀 Por lo que veo, el problema es que tú querías utilizar un espacio para el que no tenías derecho y el tío ése te contestó de un modo que no te gustó y no te dejó hacer lo que a ti te daba la gana… ¡qué pena que tuvieras que rebajarte a tanto! Y a ver si es verdad lo que comentas sobre tu magnífico nivel, las tesis doctorales de hospitales que he visto son de un nivel patético.


  9. He usado ese espacio, que es común, las veces anteriores que he tenido que ir alli, el problema no es que me dejara o no usarlo, sino las formas, no que no me dejara hacer lo que me diera la gana XD

    No se en que ámbito trabajas Antonio, pero Hospitales y centros de investigación tienen mucha mas financiación que las universidades para hacer ciencia; y sí, las tesis en investigacion clinica (a cualquier medico que haga un ensayo clinico le dan la tesis :p ) si que son pateticas, pero en investigación basica no…estoy en mi ultimo año de tesis y tengo un paper en revision en Science, si eso no es nivel…Saludos!


  10. Viendo la gran madurez y el escaso nivel de frikismo del que hacen gala los doctorandos a los que pagamos con el sudor de las frentes de los contribuyentes, sólo me queda esperar a que al menos nos compenseis recibiendo noticias vuestras desde Estocolmo en breve…… (ja!)



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: