h1

El Gordo Cabrón

septiembre 8, 2010

Existe desde tiempo inmemorial en toda institución que se precie una figura sórdida y despreciable, que vive por y para molestar a los demás, un ente altivo y altanero, que se jacta de sus conocimientos y se ríe de la supuesta escasez de los de los demás, un alma en pena que vaga arriba y abajo por los maltrechos pasillos de la ciencia, parasitando al sistema que le alimenta, con el único fin de sembrar el caos, la desesperación y el mal humor entre los que le rodean, en definitiva, un tío con ganas de tocar los huevos. Esta figura es la del gordo cabrón (Gordacus cabroniensis, L), y el Idiots no sería lo que es si no tuviera el suyo propio.

Hay en el Idiots un espécimen de GC de los buenos, un caso de libro. El GC suele ser un investigador extranjero, generalmente de la Europa central (en el caso del Idiots es alemán) y que responde a nombres como Herman, Gunter, Steven, etc y que llega de rebote a una institución para trabajar como técnico superior, y aunque este sería un trabajo de lo más loable a él le reconcome no haber podido alcanzar la posición de investigador principal, por eso le cuenta a quien quiera escucharle que la posición que ocupa aquí se ha creado exclusivamente para él y que cobra tanto o más que su propio jefe.

El gordo cabrón tiene unos ojillos aviesos a los que nada escapa y una papada altamente compacta y energética que hace las veces de receptor de ondas sónicas que redirige sin dilación a sus pabellones auditivos, vamos que es una cotillona como Dios manda. La actitud habitual del GC es la de un oso amoroso: haciendo gala de un gran conocimiento científico en todos los ámbitos imaginables, siempre se muestra presto a ayudar a quien se lo pida, para acto seguido vilipendiar al pobre inquisidor, siempre a sus espaldas, con lindezas del tipo: “habéis visto lo que me ha preguntado el idiota ese? Es que no ha ido a la universidad?” o “pero qué inútil, mira que no saber como se clona esto o aquello o como se usa la máquina x”.  Una de las grandes virtudes del GC es que tiene que aparentar que sabe de todo, así que si no sabe de algo se lo inventa. Una vez vinieron al lab dos pobres ilusos a preguntarle algo sobre ratones. Mientras preguntaban vi una sombra de duda cruzar los ojos del GC: no tenía ni idea de qué decirles, porque no sabía la respuesta. Pero en lugar de admitir su ignorancia en ese  campo en concreto se entregó a una perorata de tal calibre sobre los orígenes de los “oncomice”, clonaje arriba, clonaje abajo, pirulillo por aquí pirulillo por allá que tras una hora de charla ininterrumpida los pobres infelices se marcharon de allí sin acordarse de lo que habían venido a preguntar, y el GC con la satisfacción de haber ocultado su ignorancia tras una cortina de humo una vez más.

Además de lo anterior y a pesar de su apariencia apacible, de puertas para adentro (es decir, en nuestro Lab, que compartimos) es una persona amargada y muy irascible, a la que le gusta pensar que está a cargo del buen funcionamiento del laboratorio y que siempre está diciendo que el sitio donde trabajaba anteriormente era infinitamente mejor que este, que tal o cual técnica no se hacía así y que porqué no cambiamos la forma de hacerla, que si las condiciones de trabajo aquí son pésimas…

A mis dos compañeras de laboratorio las ha hecho llorar varias veces con sus gritos y su mala educación (a veces hasta da golpes en la mesa o tira algo al suelo como así fuera a mitigar la frustración de ser un fracasado o tener la polla pequeña, nusé). Yo paso de él como de comer mierda, me mantengo frío y distante y desde que soy portador del iZen nada de lo que pueda decir me afecta lo más mínimo. Le contesto siempre con ironía y dobles sentidos que su mente obtusa no es capaz de ver y le insulto de forma velada en su propia cara.

Estoy lavando unas membranas con agua y tiro el líquido sobrante a los cubos de deshechos. En esas estoy cuando me espeta de malos modos desde el otro lado del laboratorio:

Oye, no tires eso ahí, tíralo en el fregador. Yo sonrío con malicia e invoco al iZen.

No quiero

Es que la norma dice que lo tires en el fregador.

Qué norma? La tuya?

En el sitio donde trabajaba antes lo tirábamos así

Oish, no me digas. Pues yo lo hago así.

Es que te cuesta mucho tirarlo en el fregador?

No, pero es que me gusta tirarlo aquí

Pero…

Que no insistas, que me da gustillo hacerlo así hombre

Veo con deleite como una gotilla de sudor frío empieza a formársele en la frente mientras prepara el contraataque.: Es que -dice- se han quejado los que recogen los cubos de que a veces hay líquido en el fondo. – Los que recogen los cubos son dos camioneros de 120 kilos cada uno, la mar de simples y simpáticos, a los que se la suda por completo lo qué hay en los cubos. Ellos cogen uno en cada mano, los tiran al camión y listo.

Oye gordo cabrón, las trolas se las cuentas a tu madre – le digo mientras vacío por enésima vez el líquido ante sus ojos con extrema parsimonia.

Por un momento parece que va a decir algo más, pero se lo piensa, después de todo yo no soy una de las niñas que gusta de amedrentar. Así que se pone rojo de ira, me mira con odio y pivota sobre su silla de ruedecitas a modo de obesa bailarina teutona. Me río para mis adentros, no sin cierta malicia, mientras dejo caer  en la base del cubo un último chorro de agua, que rebota y salpica, cual meada de fiera marcando su territorio.

Anuncios

10 comentarios

  1. felicidades por el blog, muy ácido y con sentido del humor, algo que últimamente falta demasiado. Te enlazo al mío.
    Un saludo y gracias por la visita.


    • Gracias a ti por el comentario y por la visita 🙂 y también por el enlace!!

      Me alegro de que te hayas reído un rato


  2. […] El gordo cabrón cienciadifusa.wordpress.com/2010/09/08/el-gordo-cabron/  por Frikander hace 2 segundos […]


  3. […] El Gordo Cabróncienciadifusa.wordpress.com/2010/09/08/el-gordo-cabron/ por Frikander hace 2 segs […]


  4. Por fin encuentro escrito lo que me pasa por la cabeza día si y día también…los departamentos de Lerdología Aplicada también tienen mas de lo mismo.
    Gracias por hacerme reír un buen rato y suerte en la lucha contra la estupidez humana.


    • La lucha contra la estupidez y sus adalides es una batalla perdida de antemano, pero mientras la perdemos les podemos hacer la vida un poco más dificil y tomarnoslo con calma y humor XD

      Saludos!


  5. Por desgracia hay muchos de esos idiotas.
    Empecinados en amargar la jornada laboral a sus compañeros.
    No tienen más ambición que la de fastidiar a todo aquel que le rodea, y lo peor, con la connivencia de los superiores.
    A esta gente mejor ignorarla.
    Que se ahoguen en su propia bilis.


  6. A esta clase de gente hay que tenderle trampas: una vez que sabes el tema del que flojean (ratones en este caso) le haces una pregunta cuando haya más gente delante horadel café, de la comida, etc), que no se pueda escaquear y le dejas que hable, incluso le sigues la corriente, que demuestre lo lerdo que es 😀


  7. […] pero así es) o si eres un supercrack en matemáticas (por decir algo) , porque si no serás un gordo cabrón. Si eres como Minasya ser simpático no es suficiente ni de lejos… en su caso  tienes que ser […]


  8. […] de mi ira) y lágrimas (de mi jefe cuando le dije que me iba). Bromas a parte, siempre he puesto a los que han intentando mangonearme en su sitio, he sido fiel a mis principios y no he capitulado con situaciones o personas que no […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: