h1

Squash Man

noviembre 16, 2012
Cuando vine a Boston después del PhD tuve que encontrar rápidamente una casa donde vivir. El housing de Harvard ya habia cerrado la temporada y tuve que tirar de craiglist para encontrar un lugar donde asentarme. Con poco tiempo y poco dinero en el bolsillo encontré una habitación decente en un piso compartido cerca del metro. Fue entonces cuando conocí a Squash man.

Squash man, mi compañero de piso, es un americano de 43 años, soltero, de hablar lento y pensar más lento todavía. Según me dijo el día que lo conocí, se dedicaba  dar clases de squash a tiempo parcial en diferentes colegios, y por la mirada vacua y bobalicona de sus ojos enseguida entendí que bastante suerte tenía con poder dar clases de algo.

A pesar de que no me causó una estupenda primera impresión, pensé que no me importaba como fuese mientras no me molestase y yo no le molestase a el, que es la máxima que sigo en mi vida: no me toques las Pelotas y yo no te tocaré las tuyas…(lo pongo en mayúsculas porque les tengo aprecio). El que fuese un poco retrasado (retarded en americano) me lo confirmó la primera conversación que tuvimos. Estábamos sentados discutiendo los términos del contrato y me dice:

–       No confío mucho en la gente porque mi anterior compañero de piso se fue sin pagar las facturas. Decía que no tenía dinero ese mes y que me lo pagaría al mes siguiente (aquí tardo como 2 minutos en poner las palabras juntas en su cerebro y completar la frase).
–       Pero al final has conseguido que te pague o no? – le pregunto yo.
–       No, pero me dejó su camara de fotos como fianza hasta que pueda reunir los 500$ de facturas que me debía…

Yo pensé que sería una reflex o similar, pero Squash man me saca una cámara analogica desechable de esas que tienes que revelar en la tienda de fotos. En ese momento mis sospechas de que estaba tratando con un ente algo rarito se confirmaron por completo…

Squash man tiene el síndrome de Diógenes: la casa es un almacén de cintas de cassette polvorientas, posters de los beatles (bitch please, que ya no tienes 20 años) y artefactos de utilidad desconocida que acumulan telas de araña en los rincones. Yo los llamo atractores extraños de polvo (porque están cubiertos de mierda y distribuidos de forma caótica, como el atractor de Lorenz). Como Squash man sólo trabaja un par de horas al día, su actividad principal consiste en ver partidos de squash en la tele desde la mañana hasta la noche. Cuando me levanto a las 8 el tío está delante de la tele con un hilillo de baba resbalando desde la boca. Cuando me acuesto a las 2 sigue en la misma posición. Sólo se levanta para mear y descongelar comida preparada que se come, guess where, delante de la tele. Huelga decir que no he puesto un pie en el salón desde que vivo con él. Ver la tele no tiene nada de malo, lo que me resulta inquietante es que siempre sostiene una raqueta de squash en la mano (hay 20 o 30 distribuídas por la casa siguiendo un patrón determinístico) y constantemente se da golpecitos con ella en la cabeza mientras ve la tele. Parece que me estoy inventando esto pero juro que es cierto. Si eres retrasado golpearte la cabeza con una raqueta 24/7 no puede ser muy buena idea, aunque quizás al principio no era retarded y se convirtió en tal a raíz de darse tantos golpes: causalidad o casualidad? Hard to tell. Se me ha olvidado decir que cuando va a mear también se lleva la raqueta: como no tiene amigos ni novia conocida supongo que una sobada raqueta de squash ameniza sus días y lubrica sus noches…

Hemos tenido una saludable relación de mutua ignorancia hasta que hace poco empezó a tocarme las Pelotas en relación al pago mensual de la renta. El primer mes que pagué le extendí un cheque, pero incidió cansinamente en que por favor le pagase en metálico y el primer día de cada mes. No me gusta andar por la calle con 900$ en el bolsillo, pero chico, pensé que debía andar corto de fondos y que le venía bien el dinero el primer día del mes para poder pagar él su propia renta. Sin objecciones pues. Todo ha ido bien hasta el mes pasado. El día 1 fue lunes. Saqué el dinero por la mañana y llegué a casa por la tarde con intención de pagarle, pero Squash man no apareció en todo el dia. El día siguiente tampoco portó por allí. Supongo que estaba de excursión en el campo o quizás se perdió de camino a casa y tuvo que usar la raqueta de squash a modo de zahorí. El caso es que cuando yo llegué a casa del curro el dia 3 el tío me estaba esperando:

–       Hola qué pasa? – le digo nada mas entrar.
–       Nada, que es dia 3 y aun no me has pagado el piso, tenías que pagar el día 1 -y eso me lo dice de malos modos. Empezamos mal, motherfocka.
Yo flipo un poco, pero le digo:
–       Perdona bonico, pero el dia 1 tenía el dinero preparado y no apareciste en casa, el dia 2 tampoco, asi que no se cómo querías que te pagase.
–       Si ya sé que no estaba, pero es que tenías que darme el dinero el día 1.
Tengo un Déjà vu y de repente me encuentro sentado en el despacho de la secretaria de élite. Pero me repongo a tiempo:
–       Pero cómo coño te iba a dar el dinero si no estabas en la casa? – Y entonces su pequeño Squash brain se pone en marcha, ordena las palabras y durante un minuto elucubra sobre el significado de las mismas, hasta que finalmente un chispa ilumina su mirada bovina y me hace un gesto de asentimiento…

Supongo que el gilipollas pretendía que le enviase un giro al albergue de retardeds donde lo recogieron esos dos días mientras trataba de recordar su dirección. Un fallo lo tiene cualquiera, y lo entiendo. Lo que no tolero es que un gilipollas americano me hable de malos modos sin razón…

–       Espera que enseguida te doy la pasta…

Y a pesar de tener un sobre con el dinero esperando encima de la mesa, le relleno un cheque y se lo doy en la mano. Por si acaso tenía prisa, ahora va a tardar una semana en poder cobrar el dinero del alquiler. Me mira de manera idiota mientras le doy el cheque, sin poder llegar a comprender cómo la situación se ha vuelto en su contra. Pero le doy el papel y vuelvo a mi habitación sin mirar atrás. Camino despacio, no hay prisa, sé que Squash man necesita varios minutos para elaborar una respuesta inteligible, y mi habitación no está tan lejos. Para él no existen las conversaciones, solo los monólogos. De su interlocutor, claro.

Desde entonces no he vuelto a cruzar una palabra con él, animalico. Y cada mes le pago de nuevo con un cheque (no quieres sopa, toma dos tazas)… por mi parte ya he empezado a buscar un nuevo piso para mi solo. Una cosa es que haya subnormales en el mundo, otra es tener que vivir con ellos.

Desde que he llegado aquí, y conociéndome, he intentado ser tolerante y comprensivo con todo el mundo, incluso con los más tontos o maleducados, pero he decidido que no tengo porqué. Puedo ser bueno y guardarme el sarcasmo o el humor negro para mí, pero el que nace tonto se muere tonto y contra eso no se puede luchar. Como dijo Leónidas (apócrifamente), si los idiotas volaran no veríamos el sol. Parece que yo vivo a la sombra.

h1

Teaching

octubre 14, 2012

Entro a la clase y veinte pares de ojos me miran asustados y expectantes, algunos con curiosidad y otros con recelo. Es miércoles, 6 de la tarde y por delante me esperan 3 horas con un grupo de gente que no conozco, que no me conoce y a los que en los próximos 6 meses tengo que enseñarles conceptos basicos de química, biología molecular y genetica. Es mi primera clase como profesor en Harvard y estoy un poco nervioso. Empiezo las presentaciones y enseguida nos centramos en el tema de hoy. Dos minutos hablando – estructuras de Lewis, cargas formales y capas de valencia- y los nervios desaparecen y todos nos relajamos un poco…

Han pasado dos meses desde ese dia y la experiencia no puede ser más enriquecedora. Nunca hubiera pensado que enseñar a un grupo de gente pudiera ser tan gratificante. Cuesta vencer los prejuicios iniciales, tanto los míos (niños ricos, hijos de papa, pagados de si mismos…), como los que ellos pudieran tener: soy el profesor más joven que tienen en este curso, el único extranjero… Pero al final son solo un grupo de niños con ganas de aprender y ávidos por escuchar lo que tienes que contarles. Leer el resto de esta entrada »

h1

Descontextualizando

mayo 9, 2012
Mi hermana me escribió un mail hace cinco días, hace 3 meses que no la veo. Aun no he tenido tiempo de responderle. Mis padres me han llamado hoy y no he podido atender su llamada, también mi amigo Jaime y más de lo mismo. Mis experimentos no han funcionado esta semana y salgo del lab enfadado. El dia es gris y sucio, llueve y hace frío.Me pongo a pensar en las cosas que se han convertido en objeto de mi preocupación o interés en los últimos tiempos: los idiotas americanos han cometido un error con mi cheque de abril y me han pagado 800$ menos de los que me corresponden, tengo que subsanarlo yo. Tengo que cambiar la rutina del gimnasio, ya llevo 3 meses con la misma y empiezo a cansarme. La secretaria de la facultad me ha dado un numero de la seguridad social erróneo y ahora tengo que llamar a todos los proveedores de servicios (internet, teléfono, gimnasio) para corregir el dato. El 15 sale Diablo3, he de hacer la pre-reserva ya, además quiero montarme un pc nuevo, empiezo a hacer números en la cabeza. He de actualizar el blog, lo tengo abandonado. Necesito descargar varios libros para mi kindle, pero casi no tengo tiempo de leer…estará el último de Auster en formato electrónico? Los gilipollas iletrados de españa han hecho quebrar otro banco, las ratas gordas ya han huído del barco y quiero sacar mis pocos euros de allí cuanto antes, tengo que hacerlo en cuanto llegue a casa…
Leer el resto de esta entrada »
h1

Tesis

marzo 13, 2012
Mi amigo Jaime no para de insistirme para que actualice y Harry está cada vez más prolífico así que ya me siento un poco culpable por no haber publicado en dos meses, pero es que no se escribe ni se defiende una tesis todos los días y por muy crack que uno sea (I feed the troll here) es un proceso que lleva cierto tiempo.Antes de empezar a escribir, tanto el idiota de mi jefe (ya ex) en españa como algunos de mis compañeros que ya son doctores habían intentado meterme el miedo en el cuerpo con perlas como estas:
Leer el resto de esta entrada »
h1

Back to Reality

diciembre 26, 2011

Como el tío de los anuncios de turrón, vuelvo a casa por Navidad. Después de 6 meses fuera de aquí ya no me acordaba de lo cañí que es esto, así que la realidad absurda de españistán me golpea en la cara allá donde voy. No sé si es el jet-lag o es que le echan algo al agua, pero llevo sólo una semana aquí y no hay día en que no viva alguna situación idiotizante…

Lunes: El futuro de la ciencia en España
Estoy currando en mi antiguo despacho. Entra una zorra maquillada taconeando y mantiene esta conversación con mi compañera:
– Chicaaaa, que me he enterado de que el próximo lunes es festivo
– Si, y…?- dice la otra chica
– Pues que me cojo toa la semana de fiestaaaaa
– Pero te quedan días?
– No pero da iguaaaaal
Así nos va. Leer el resto de esta entrada »

h1

Si vis pacem, para bellum (*)

octubre 8, 2011

La reciente muerte de Steve Jobs me ha sumido en un estado nostálgico desde el cual me he dedicado a pensar en la inutilidad del curro que hago, en la vida y la muerte en general, en las personas en particular y, por ende, en los idiotas que baldean su mediana inteligencia con el agua de la estupidez. Es injusto que muera un tío que es un genio, que ha cambiado la historia y la sociedad mientras que miles de gilipollas continúan con su parasitario ciclo social aportando nada y menos al entorno que habitan.

Y no digo esto por nada, ni soy el primero en decirlo.  Carlo Maria Cipolla fue un catedrático de economia en Berkley y autor de “Allegro ma non troppo“, una serie de ensayos económicos el primero de los cuales se titula “Las leyes fundamentales de la estupidez humana”. En él intenta profundizar en el concepto de estupidez y trata al conjunto de individuos idiotas como un ente concreto que ha hecho y hace un gran daño al resto de la humanidad. Entre otras cosas, puntualiza que tendemos a subestimar el numero de idiotas que nos rodean y que un idiota es el tipo más peligroso de persona que existe, algo que he podido comprobar en numerosas ocasiones. Valga un ejemplo: Leer el resto de esta entrada »

h1

Fuga de Cerebro(s)

septiembre 24, 2011

Situación 1. Buenos Aires (Argentina). 31/01/2011

“No tenemos una fuga de cerebros, España es un país que atrae talento”. Cristina Garmendia a la agencia Efe. Empresaria, pseudocientífica (hay que remontarse a 1992 para encontrar un paper firmando por ella) y mentirosa en sus ratos libres.

Lo de que España atrae talento es cierto. Talento para emborracharse y mear en las aceras. Talento para robar y mangar, para dar por culo al ciudadano de a pie. Talento para enchufar a dedo y llenarse los bolsillos, talento para ser un sinvergüenza en el país del “todo vale” y “esto es jauja”. Tiene razón la señora ministra, España atrae ese tipo de talento. Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.